Hábitos nocivos en los niños que requieren ortodoncia

Existen determinados hábitos en la infancia que si no son corregidos a tiempo pueden producir alteraciones en el crecimiento de los maxilares. Entre ellos los más habituales son la succión del pulgar, la deglución atípica y la respiración oral.

Estos hábitos son movimientos que se realizan de manera repetida y sin ninguna función ejerciendo fuerzas perjudiciales sobre los dientes, maxilares, encías y tejidos blandos de la boca, produciendo así alteraciones en el desarrollo orofacial, deformaciones dentoesqueléticas y por tanto problemas emocionales, digestivos y dificultad en el habla y aprendizaje.

Es por ello muy importante la detección precoz de los mismos: se debe evaluar y valorar el hábito (la edad del niño, la duración del hábito y su frecuencia e intensidad), la repercusión que pueda tener y la necesidad de instaurar un tratamiento con el fin de corregirlo en la mayor brevedad posible. Para ello, los logopedas y ortodoncistas juegan un papel fundamental.

SUCCIÓN DEL PULGAR Y DEL CHUPETE

El hábito de succión es normal en la vida intrauterina y en los primeros meses de vida, pero a medida que erupcionan los dientes de leche, los niños deben abandonar este hábito y comenzar a masticar. Se recomienda retirar el chupete a los 12 o 18 meses de edad, ya que si este hábito continua en el tiempo puede producir deformación en el paladar y mordida abierta.

DEGLUCIÓN ATÍPICA

Es un tipo de deglución fisiológica desde la vida intrauterina hasta la erupción de los incisivos y consiste en la interposición de la lengua entre los dientes superiores e inferiores al tragar. Si este hábito persiste más allá de los cuatro años de edad del niño, puede producir deformación del paladar, mordida abierta anterior (se produce la imposibilidad de juntar los dientes al cerrar la boca), proyección hacia delante de los dientes anteriores superiores e inferiores y por tanto falta de sellado labial, lo que origina problemas en la pronunciación.

RESPIRACIÓN ORAL

La respiración correcta es la nasal, si se respira por la boca de manera habitual de día y de noche pude deberse a la presencia de un obstáculo que impide el paso correcto de aire por la nariz (alergias, amígdalas, vegetaciones pólipos, tabique nasal desviado…)

La respiración oral impide el crecimiento adecuado de los maxilares y favorece el desarrollo de gingivitis y sequedad bucal, además como la lengua se sitúa en una posición baja en la boca para permitir el paso del aire, no estimula el crecimiento en anchura del paladar, y esta posición mantenida en el tiempo provoca que la mandíbula crezca hacia abajo y no hacia adelante, lo que produce un alargamiento facial.

¿CÓMO DETECTAR ESTOS HÁBITOS?

Existe una serie de signos de alarma:

  • ¿El niño permanece siempre con la boca abierta?
  • ¿Tiene problema para cerrar los labios?
  • ¿Tiene la cara larga?
  • ¿Tiene ojeras pronunciadas?
  • ¿Ronca cuando duerme?
  • ¿Tiene las encías inflamadas?
  • ¿Coloca la lengua en posición baja y al tragar saliva ésta empuja los dientes?
  • ¿Tiene costumbre de chuparse el dedo?
  • ¿Cuándo se levanta por la mañana tiene dolor de cabeza o en la musculatura mandibular?
  • ¿El niño tiene más de un año y no ha incorporado en su alimentación todas las consistencias?
TRATAMIENTO

La PREVENCIÓN es fundamental: se debe abandonar la idea de acudir al ortodoncista cuando ya han erupcionado todos los dientes definitivos, en niños es IMPORTANTE evitar futuras complicaciones que supondrán tratamientos más complejos y costosos cuando el crecimiento ha finalizado.

La primera medida consiste en suprimir el hábito, y complementarlo con un tratamiento de ortodoncia. Los problemas óseos se pueden tratar con aparatología hasta los doce años, si se supera esta edad se debe esperar a finalizar el crecimiento del paciente y tratarlo con cirugía ortognática. Los problemas de malposición de los dientes o de falta de espacio de los mismos serán tratados con ortodoncia en una o dos fases.

En muchas ocasiones se requiere un tratamiento multidisciplinar: odontólogo, ortodoncista, logopeda, otorrinolaringólogo y pediatra.

2019-09-25T10:13:12+00:00Por |Noticias de Interés|
Marfilden
Right Menu Icon

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información "aquí".

ACEPTAR