¿Qué alimentos se pueden tomar después de un blanqueamiento dental?

blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es un tratamiento odontológico que tiene por objetivo eliminar las manchas dentales que se han ido acumulando a lo largo de los años y hacer que la dentición vuelva a adquirir su propia tonalidad más blanca y brillante. La gran demanda estética de los últimos años ha convertido este procedimiento odontológico en uno de los más solicitados en la práctica clínica diaria.

Durante este tratamiento se activa un agente blanqueador mediante una luz en la clínica y posteriormente se aplica un agente blanqueador a base de peróxido de hidrógeno que el paciente deberá utilizar en casa. Es muy importante seguir una serie de pautas alimenticias mientras dure este tratamiento para obtener un buen resultado.

En cuanto a los alimentos y bebidas que debemos de evitar al menos hasta tres días después de realizarse el tratamiento se encuentran:

  • Café: Entendemos que es difícil de eliminar del todo el café de nuestro día a día, pero sí debemos de reducirlo al máximo y no tomar más de dos tazas al día ya que los estudios muestran que la tinción aumenta a mayor consumo. Además, si es con leche mejor porque disminuirá el potencial de tinción.         
  • Té: El té oscuro es incluso peor que el café, por lo tanto, del mismo modo que con el anterior, debemos reducir el consumo y a poder ser, eliminarlo.
  • Vino: Tanto su color oscuro como su acidez lo convierten en una bebida de alto riesgo. Por el contrario, el vino blanco no tiene capacidad de tinción por si mismo pero su acidez debilita el esmalte haciéndolo más vulnerable a otros alimentos con potencial de tinción.
  • Bebidas gaseosas: Ácidas y llenas de colorantes. Evitarlas si es posible.
  • Zumos de frutas: Evitar estas bebidas por su gran acidez.
  • Condimentos oscuros: salsa de soja, vinagre balsámico e incluso salsa de tomate ya que todos poseen riesgo por su color y acidez.
  • Frutas oscuras: Por el mismo motivo que en los anteriores, evitar frutas oscuras como las moras.
  • Curry: Viendo cómo el curry tiñe las cazuelas y ollas se puede imaginar lo que es capaz de hacer en los dientes por lo que se debe evitar.
  • Dulces y chocolate: Observando el color de la lengua después de comer algunos dulces nos podemos hacer una idea de lo que son capaces de hacer en los dientes por lo que mejor evitarlos.
  • Tabaco: “dientes de fumador” es una común expresión y con razón. Siempre recomendamos evitar fumar durante el tratamiento con ayuda de parches de nicotina o otros productos que ayuden a calmar la ansiedad.
  • Alimentos azucarados: tartas, galletas, helados, etc…pueden aumentar la actividad bacteriana que llevará a debilitar el esmalte y posteriormente a la tinción dental.

Por el contrario, hay otros alimentos que se recomiendan comer hasta pasados tres días después del blanqueamiento dental:

  • Pollo o pavo: se recomienda su ingesta ya que son alimentos de baja coloración y no ácidos.
  • Pescado: Evitar pescado oscuro pero el blanco podremos comer sin problemas.
  • Arroz: Es un perfecto acompañante para los arriba mencionados.
  • Pasta: Podremos comerla sin problemas siempre y cuando no se le añadan salsas colorantes.
  • Queso, yogurt y pan: se recomienda su ingesta siempre que lleven el menor número de colorantes posible.
  • Huevos: Son una buena opción y aún mejor si los ingerimos sin la yema, por su color.
  • Platanos: Una excelente elección por su bajo riesgo de tinción dental.

En cualquier caso, deberemos mantener un buen cepillado dental durante y después del blanqueamiento dental utilizando un cepillo blando. Además, se recomienda el uso de dentífricos para la sensibilidad.

Beber agua en abundancia es bueno ya que asegurará una buena producción de saliva. El agua de grifo además nos ayudará con el aporte diario de flúor.

Además del cuidado específico por el tratamiento efectuado deben seguirse unas pautas generales de higiene dental para que el efecto obtenido perdure en el tiempo:

  • Cepillarse 3 veces al día asegurándonos que cepillamos suavemente cada superficie del diente.
  • Usar el hilo dental cada día para poder limpiar la placa bacteriana de las superficies interdentales donde el cepillo no llega.
  • Correcta alimentación incluyendo alimentos sanos ricos en proteínas, calcio, vitaminas y minerales.
  • Visitar al dentista dos veces al año para llevar un buen control de placa bacteriana y poder detectar cualquier anomalía o patología dental en su inicio.

Leer más sobre nuestro servicio 

2020-09-11T13:32:17+02:00Por |Preguntas Frecuentes|

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información "aquí".

ACEPTAR