7. ¿Por qué rechino o aprieto mis dientes durante la noche?

Dolor dental

El acto de rechinar es la acción de deslizar o friccionar los dientes inferiores sobre los superiores, fuera de la masticación, unas veces de forma voluntaria  y otras inconscientemente durante el sueño. Durante el día esta acción puede ser voluntaria. Tal acto puede originar, si es constante en el tiempo, unas veces el desgaste de las superficies de roce de las muelas y dientes y otras, en el  peor de los casos, la movilidad y posterior caída de los mismos. Tanto en un caso como en el otro el resultado, si no se pone remedio con un tratamiento adecuado, va a ser muy  desalentador para esa boca y sus piezas dentarias. Este rechinar se produce como resultado de una  sobretensión e hiperactividad de unos organos que participan de forma dinámica en la masticación como son los músculos de la mandíbula, al apoyarse esta en sus articulaciones. El resultado final, de toda esta sobreactuación muscular en la zona masticatoria (de mejillas y sienes), va a ser la fatiga y el agotamiento de dicha masa muscular y su consiguiente contractura y agarrotamiento, que es lo mismo que decir “dolor”. De ahí que este se localice en dicho lugar, al igual que en     las articulaciones mandibulares (

Cansancio y dolor de sienes

justo por delante de las orejas, simulando al dolor de oídos y con el cual se puede confundir) y con posible  afectación de las mismas. También  puede estar comprometida el resto de la cara, cabeza y cuello e incluso la espalda. A todo éste conjunto de signos se viene denominando Bruxismo y su acción en el tiempo: Bruxomanía.

En muchas ocasiones no se darán todas estas manifestaciones, incluso pueden pasar desapercibidas, pero el resultado final en la boca va a ser el mismo: La alteración del sistema dentario.                                                                                                                                                             

Dientes mutilados o desgastados

Con frecuencia el Bruxismo no se percibe por la noche, mientras se duerme, pero al levantarse se hacen evidentes sus resultados: Cansancio mandibular acompañado de dolores a nivel de las zonas anteriormente descritas.  El desgaste de los dientes, con destrucción del esmalte y sin posibilidad alguna de regeneración (al contrario que ciertos roedores) los va a dejar como si estuviesen mutilados o decapitados y con las terminaciones nerviosas al descubierto. El consiguiente peligro será la aparición de todo tipo de complicaciones  (Hipersensibilidad dental,Dientes mutilados o desgastados,hiperhemias,  pulpitis,  gangrenas pulpares,  etc), incluidas las infecciones de ambos maxilares y en las que el dolor siempre será un síntoma constante.

Acceder a información reservada
2019-12-18T12:41:32+00:00Por |Preguntas Frecuentes|
Marfilden
Right Menu Icon

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información "aquí".

ACEPTAR