6. Consejos en blanqueamientos dentales

Los colores desempeñan un papel fundamental en la belleza y reconocimiento de los objetos al imprimirles y darles unas veces un carácter esencial y otras veces único. En los dientes sucede lo mismo. No podríamos hablar de normalidad en unos dientes que no fuesen blancos, al ser identificados los mismos en gran parte, por dicho color. Por eso cualquier alteración que cambiase o empobreciese el color de los dientes nos llevaría urgentemente a corregirla.

Unos dientes blancos y cuidados son signo de buena salud, y nuestra mejor carta de presentación. Los dientes con el tiempo se van oscureciendo debido a los cambios en su estructura mineral y volverse el esmalte menos poroso.

Los BLANQUEAMIENTOS DENTALES son las técnicas menos traumáticas utilizadas en ESTÉTICA ya que no se alteran las formas naturales de los dientes. Para ello empleamos productos oxigenados con lo que tratamos de conseguir un color más claro en el grupo dentario afectado.

Son muchos los agentes que pueden oscurecer y amarillear nuestros dientes. Entre ellos podemos citar el abuso continuo del café, tabaco, algunos alimentos, medicamentos, o simplemente el paso del tiempo. Otras veces las piezas dentarias se van oscureciendo debido a los cambios en la estructura mineral del diente, el esmalte se vuelve menos poroso.

Las piezas dentarias que han tenido que ser desvitalizadas (extirpadas el nervio) tienden de igual forma a oscurecerse.

Existen diversos sistemas para realizar el blanqueamiento de dientes. El Blanqueamiento mediante Luz Fría cuenta con grandes ventajas sobre otros sistemas, al ser altamente efectivo y no agresivo con la estructura dental. El blanqueamiento con luz fría o LED es la técnica más segura y fiable para el esmalte, al alcance de nuestras manos. Con esta técnica se pueden ver los resultados en tan solo una hora de tratamiento. Un gel específicamente formulado, activado por una fuente exclusiva de luz LED, activa el proceso de blanqueamiento de los dientes. Al finalizar la sesión, podrá comparar los resultados del color de sus dientes antes y después del tratamiento.

Las técnicas actuales de blanqueamiento se basan en la utilización de dos productos:

  • Peróxido de carbamida (en general para tratamientos ambulatorios). Se aplica durante varias horas, normalmente por la noche, en unas férulas trasparentes adaptadas a los dientes del paciente.
  • Peróxido de hidrógeno (para tratamientos en clínica). Es controlada por el Odontólogo y se activa mediante luz LED.

[/fusion_text]

Estos productos son capaces (mediante la activación por calor y/o luz especial) de desprender moléculas de H2O2 que son capaces de “filtrarse” a través del esmalte de los dientes por los túbulos dentinarios.  Existen aproximadamente 15.000 túbulos dentinarios/mm². Así, el tejido interno (dentina) que da color a los dientes, sufre un proceso de oxidación que se traduce en un blanqueamiento de los tejidos dentarios.

La lámpara de luz actúa sobre los activadores que se encuentran en el gel de tratamiento, aumentando la capacidad de liberación de oxígeno y, por tanto, las propiedades blanqueadoras.

La intensidad de blanqueamiento dependerá de cada paciente y de su color particula,r que deberá ser estudiado por el especialista para determinar las expectativas del blanqueamiento.

Responden bien casi todos los dientes, excepto aquellos con tinciones por antibióticos de amplio espectro (las tetraciclinas que dejan tinciones marrones o grises).

Es imprescindible una limpieza bucal antes del tratamiento para poder así eliminar todas las manchas extrínsecas (exteriores) y que el producto tenga máxima eficacia. Igualmente se deben tratar los problemas de caries  y enfermedad periodontal.

El sector de dientes que se somete a blanqueamiento es casi siempre el grupo anterior que son los que se ven con la sonrisa, es decir dos hacia atrás y dos hacia delante de cada canino (colmillo). Los empastes que ya tenga en boca no cambiarán de color, por lo que puede ser necesario cambiarlos posteriormente para igualar el color respecto al blanqueamiento conseguido.

Las coronas o fundas que lleve en su boca no quedaran blanqueadas en el proceso, por lo que será necesario cambiarlas posteriormente, si estuviesen dentro del sector blanqueado.

  • Deben cambiarse antes del blanqueamiento las obturaciones filtradas o defectuosas (con sellados deficientes o filtraciones de caries) en el sector del grupo superior e inferior de la sonrisa, hasta los segundos premolares incluidos. De no hacerlo, se podrían producir problemas de sensibilidad postoperatoria (en dichas piezas) severa tras el blanqueamiento.
  • Está contraindicado realizar un blanqueamiento: en embarazadas o mujeres en período de lactancia, en menores de edad, si hay dientes sensibles, exposición de la dentina o la raíz del diente (por ser éstas las partes más sensibles de la pieza dental), en traumatismos dentales, reabsorciones radiculares (de las raíces), defectos del esmalte, grietas o fisuras, pigmentación provocada por la corrosión de las amalgamas dentales (empastes metálicos), composites filtrados (empastes del color del diente), dientes con grandes restauraciones, dientes muy oscuros, piezas dentales con caries o enfermedad periodontal sin tratar, etc.

PRECAUCIONES TRAS REALIZAR UN BLANQUEAMIENTO

  • Evite tomar bebidas frías o calientes en las 24 primeras horas para no afectar la sensibilidad de sus dientes. No obstante, el profesional le habrá aplicado un gel especial en sus dientes tras concluir el tratamiento, a fin de evitar tal sensibilidad.
  • Sólo un pequeño porcentaje de pacientes puede sentir leves molestias en las primeras doce horas después del tratamiento. Tomar un analgésico puede en la mayoría de los casos, remediar este síntoma.
  • En este período, el diente es especialmente propenso a “captar” manchas. Luego, la dieta deberá estar exenta de productos que puedan teñir los dientes o “dieta blanca”, si queremos prolongar mucho más el resultado del tratamiento.
  • Recuerde que: Ciertos alimentos o hábitos pueden favorecer la tinción de sus dientes:( tabaco, vinos oscuros, café, té, regalices, refrescos de cola, frutas rojas…); trate de evitarlos durante los tres días siguientes al tratamiento.
  • El blanqueamiento final obtenido permanecerá invariable en boca dependiendo de cada paciente, de sus dientes, y de su cuidado. En caso de oscurecer ligeramente, bastará un “recordatorio” del tratamiento de blanqueamiento para recuperar el máximo blanqueo inicial.
  • Las manchas externas que puedan ir apareciendo a causa de café, té, tabaco, coca-colas, espinacas, complejos vitamínicos de hierro, enjuagues con colutorios a base de clorhexidina, podrán ser eliminadas mediante limpiezas bucales siempre que se detecten a tiempo.
  • Sepa además que los dientes se oscurecen de forma fisiológica con la edad y los años. Para evitarlo es necesario acudir a las sesiones de mantenimiento con nuestros profesionales e higienistas.
  • Se desaconseja totalmente el consumo de los productos o alimentos que puedan provocar tinciones en los dientes.
  • No use indiscriminadamente productos que habitualmente se anuncian por los medios de comunicación o en propaganda. No son productos homologados y pueden provocar irritaciones en las encías así como en las pulpas dentarias, con lesiones irreversibles y fuertes dolores.
  • Vigile periódicamente el posible cambio de coloración en sus dientes acudiendo a la clínica y siga detalladamente los consejos de su odontólogo.

FACETAS DENTALES

Cuando cierto tipo de coloraciones dentales no son susceptibles de ser corregidas con tratamientos blanqueadores, debido a su rebeldía, existe la opción de recurrir a otro tipo de tratamiento como son las FACETAS DENTALES. Estas pueden ser de composite o de porcelana. Las de porcelana se elaboran de forma indirecta en el laboratorio y van, como una uña postiza, adheridas a la superficie del diente (son muy delicadas). Las de composite se elaboran directamente en la clínica por el odontólogo y son igualmente de gran belleza. Éstas también cambiarán de color a la larga por lo que será necesario reemplazarlas al cabo de un tiempo.

En definitiva, para tener una buena y estable coloración dentaria es imprescindible tener una excelente higiene de boca mientras dure el tratamiento y después del mismo. Para ello deberá tener presente un buen Mantenimiento de su Salud Bucal.

El mantenimiento de su salud bucal, así como del tratamiento que el profesional le ha realizado en su boca, va a depender en gran medida de su HIGIENE y de su DIETA o habito alimenticio.

2019-09-25T10:12:30+00:00Por |Consejos y Recomendaciones|
Marfilden
Right Menu Icon

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información "aquí".

ACEPTAR