5. Consejos después de un empaste o una endodoncia.

ODONTOLOGÍA CONSERVADORA

Con este nombre van incluidos una serie de tratamientos que se utilizan en la consulta de Odontología encaminados a CONSERVAR los dientes, restaurándolos y evitando su pérdida al ser extraídos.

 

OBTURACIÓN

Uno de los tratamientos CONSERVADORES más comunes es la OBTURACIÓN dental (Empaste). Se utiliza habitualmente cuando existe una destrucción dentaria por “CARIES” o a través del “Sellado de Fisuras”  de forma preventiva .

Siendo la caries dental una lesión producida por una infección, el dentista lo que hace es eliminarla con diferentes técnicas. La pérdida de sustancia producida en el diente por este motivo, es restituida en la consulta con materiales de distinta naturaleza. Por norma general se emplean materiales del mismo color del diente (Resinas compuestas) para las piezas que están más a la vista y por estética (grupo incisivo y canino); los materiales metálicos, de mayor resistencia, se emplean en las piezas más posteriores (grupo molar).

 

ENDODONCIA

Otro de los tratamientos más usuales, CONSERVADORES, es la ENDODONCIA o “Tratamiento de conductos”. Con este tratamiento lo que se pretende es evitar que la infección producida por la “caries”, en su proceso destructivo y una vez alcanzada la pulpa dentaria (nervio), pueda progresar a través de los conductos de las raíces hacia el hueso maxilar provocando las consiguientes complicaciones. La ENDODONCIA precisa de un trabajo más delicado y complejo que la Obturación y es inevitablemente necesaria si se quiere conservar un diente y evitar así su extracción. En la endodoncia la instrumentalización así como la desinfección, serán llevadas a cabo por el profesional de una forma metódica y exquisita al tratarse de un trabajo de gran precisión.

 

RECONSTRUCCIONES

Por último citaremos por su importancia las RECONSTRUCCIONES. Son tratamientos “CONSERVADORES” que no se pueden dejar de mencionar por entrar a formar parte de nuestro quehacer diario. Se efectúan como respuesta a las grandes destrucciones dentarias en las “Fracturas traumáticas” (por golpes) o en “Las Caries penetrantes” que cursan con gran destrucción del diente. En estos tratamientos es donde el profesional puede desarrollar sus cualidades manuales-sensitivas más artísticas en beneficio del paciente. En realidad son como minúsculas obras de construcción en las que se emplean materiales en forma de postes, forjados, encofrados  etc, como si de una obra o escultura se tratase.

Después de haberle sido realizado un empaste o una endodoncia, y debido a la administración de anestesia, es habitual tener una sensación de acorchamiento del labio, lengua, boca o parte de la cara. Esta sensación desaparecerá pasadas 3 o 4 horas. Durante este tiempo debe tener especial cuidado en no morderse, quemarse o herirse cualquiera de las zonas insensibles por la anestesia, y que de producirse provocaría una lesión añadida molesta e incómoda.

Cuando le hayan realizado un “empaste”, procure no masticar por el lado intervenido por lo menos durante una hora, para así poder asegurar la consolidación del mismo y evitar su fractura.

Durante los días posteriores a la realización del empaste puede tener una mayor sensibilidad al ser presionado, al frío, al calor o a determinados alimentos. Dicha sensibilidad irá desapareciendo espontáneamente en un tiempo breve. En caso contrario ha podido suceder que al ser la caries demasiado grande y profunda, al intentar ser eliminada completamente por el dentista, haya podido quedar lesionado el nervio. En tales circunstancias y previa constatación por el profesional, se deberá recurrir a la endodoncia o desvitalización del diente, con ello evitaremos el dolor y la aparición de flemones. De ahí la importancia de acudir periódicamente al dentista a fin de que las caries no se hagan excesivamente grandes y progresen en profundidad.

Si le han realizado una endodoncia, en los 4 o 5 días posteriores, el diente puede encontrarse resentido y molestarle levemente, tanto al contacto y presión con los dedos como con la masticación. En pocos días esas molestias irán cediendo hasta desaparecer.

En caso de sentir un dolor constante, intenso y acompañado de inflamación, no dude en llamarnos o acudir a nuestra consulta.

Después de haberle sido realizada una endodoncia y hasta que el diente sea obturado definitivamente, se puede sentir un mal sabor en la boca. Ello es debido a las pastas de origen medicamentoso colocadas de forma provisional por el dentista en su diente, y que fluyen a través de las pequeñas grietas de dicho empaste provisional. No tiene mayor importancia que la del mal sabor, el cual se puede contrarrestar con enjuagues bucales con colutorios.

Todo diente endodonciado  va a quedar un tanto débil, frágil y quebradizo . Es conveniente y muchas veces necesario protegerlo para evitar, en el futuro, su posible fractura. La protección se llevará a efecto mediante las “Fundas” o “Coronas protésicas”.

Procure mantener una buena higiene de su boca durante y después de estos tratamientos.

El mantenimiento de su salud bucal, así como del tratamiento que el profesional le ha realizado en su boca, va a depender en gran medida de su HIGIENE y de su DIETA o habito alimenticio.

 

2019-02-07T12:40:10+00:00Por |Consejos y Recomendaciones|
Marfilden
Right Menu Icon

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información "aquí".

ACEPTAR