3. Consejos después de un tratamiento de encías

 

RECOMENDACIONES Y MANTENIMIENTO

Lo más importante es seguir las instrucciones de higiene que le hayan facilitado el odontólogo o la higienista. Efectúe como mínimo 3 cepillados de boca al día, coincidiendo con las comidas, de 4-6 minutos de duración cada uno.

Si su encía sangrara espontáneamente (sin haber sido intervenida) no significa que no deba tocarla con el cepillo, sino, todo lo contrario. Deberá masajearla con él para así favorecer la circulación sanguínea, procurando de esta forma la descongestión y el paso de un color rojo vinoso a otro rosa pálido más sano y natural. Si a los 5 ó 6 días no ha mejorado, dejando de sangrar, acuda a la consulta.

Utilice el dentífrico, cepillo y colutorio que su odontólogo le haya prescrito para su caso específico y acuda puntualmente a las revisiones periódicas que en la Clínica le hayan indicado.

Una vez que le hayan realizado un tratamiento quirúrgico de encías, por “enfermedad periodontal”, es muy importante el mantenimiento y control de las mismas (ya saneadas) para evitar posibles recidivas. En el caso de Enfermedad Periodontal, la enfermedad de las encías es crónica y si no se ejerce un control meticuloso y periódico, Usted puede llegar a perder sus dientes.

RECOMENDACIONES – tras la intervención –

  • La sensación de acorchamiento, engrosamiento y falta de sensibilidad en la zona intervenida por efecto de la anestesia, comienza a desaparecer entre 1 y 4 horas después de la intervención.
  • Durante el tiempo que dure la anestesia local, procure evitar “traumatismos” en la zona sin sensibilidad como labios, mejillas o lengua. Trate de no pincharse, quemarse o  mordisquearse en tales zonas.
  • Un sangrado ligero es normal tras la intervención. En caso de hemorragia siga las instrucciones del profesional y aplíquese una gasa sobre la herida durante 30 minutos ejerciendo presión.
  • Evite tocarse la herida, escupir o enjuagarse. Evite de igual forma lavarse los dientes de manera brusca. De esta forma conseguirá que no se altere el coágulo.
  • La existencia de una posible tumefacción o inflamación podrá durar hasta 48 horas después de la intervención, y cursa con hinchazón, enrojecimiento, calor y dolor de la zona. Esto se podrá combatir aplicando hielo, cubierto por un paño, sobre la piel de la zona afectada, de forma intermitente y durante 3 a 6 horas.
  • No ingiera alimentos o bebidas calientes en las primeras 48 horas.
  • No fume ni realice ejercicios físicos de cierta intensidad o que entrañen cierta violencia.
  • Tome en todo caso alimentos y bebidas frías durante las primeras 24 horas.
  • Procure una dieta blanda y equilibrada, evitando productos ácidos o azucarados.
  • No tome ninguna medicación ni “aspirina” por su cuenta. Pueden causarle complicaciones y efectos indeseables, a veces muy graves e incluso mortales. La medicación recetada por el dentista en la Clínica suele ser habitualmente suficiente, para aliviar los síntomas que puedan surgir después de una intervención quirúrgica en boca. Siga fielmente sus indicaciones.
  • No ingiera productos vegetales o carnes de naturaleza fibrosa que se puedan quedar retenidos con facilidad entre sus dientes.
  • En caso de que haya sido necesario aplicarle puntos de sutura no reabsorbible, deberá acudir cuando el profesional le indique para su retirada.
  • Si notase fiebre, excesivo dolor, agotamiento o postración, no dude en consultárnoslo rápidamente.
  • Utilice los cepillos dentales de cerdas blandas, pastas dentales y colutorios específicos para encías indicadas por su profesional.
  • Evite enjuagarse y escupir, y lávese los dientes con suavidad para impedir que el coágulo se movilice y prevenir así el sangrado.
  • Normalmente a partir del segundo día, tras la intervención, ya puede enjuagarse con un colutorio que contenga clorhexidina. En caso de surgir algún contratiempo no dude en consultarnos.

MANTENIMIENTO de la Salud de las encías.

Es imprescindible realizar:

  1. Un mantenimiento a través de un profesional y de forma periódica para poder controlar la evolución y el estado de las encías y dientes en conjunto. La frecuencia de las visitas será distinta en cada persona según sea la gravedad y características de la enfermedad y de sus lesiones. Normalmente y por regla general es aconsejable que las visitas se efectúen entre los 4 y 6 meses.
  2. Un mantenimiento por parte del paciente, con una correcta higiene bucal después de cada comida y antes de acostarse. Seguirá  las instrucciones del dentista, por medio del cepillado dental con un cepillo suave. Para los espacios entre los dientes donde no penetra el cepillo, se utilizará la seda dental y los cepillos interproximales indicados.

El mantenimiento de su salud bucal, así como del tratamiento que el profesional le ha realizado en su boca, va a depender en gran medida de su HIGIENE y de su DIETA o habito alimenticio.

2019-02-07T12:40:09+00:00Por |Consejos y Recomendaciones|
Marfilden
Right Menu Icon

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información "aquí".

ACEPTAR