2. Consejos sobre la higiene y limpieza de su boca

Marfil Den Clínica dental tratamientos dentales

El mantenimiento de su salud bucal, así como del tratamiento que el profesional le ha realizado en su boca, va a depender en gran medida de su HIGIENE y de su DIETA o habito alimenticio.

Para una buena HIGIENE deberá tener en cuenta los consejos de su odontólogo a fin de evitar la aparición de placa bacteriana, principal responsable de lesiones tan importantes como la caries o la enfermedad periodontal. La placa bacteriana es una película blanquecina que se forma entre los dientes y sobre los mismos. La eliminación de ésta se hará mediante la higiene y los productos que detallamos a continuación.

PASTA DE DIENTES (DENTÍFRICOS)

Son productos cremosos que llevan distintos componentes y cuyo fin común y primordial es la de ayudar a la limpieza de los dientes. Existen diferentes tipos de pastas dentales según sean sus distintos componentes para los que están destinados.

Pueden llevar individualmente o de forma asociada abrasivos, antiinflamatorios, blanqueadores, protectores del esmalte etc.

Ante tal variedad de dentífricos en el mercado, a la hora de elegir, lo mejor es que consulte “con uno de nuestros profesionales” el cual le ayudará a escoger el más adecuado en función de las circunstancias específicas de su boca en cada momento.

CEPILLOS DENTALES (¿Cuál elegir?)

El cepillo dental es el elemento más importante en la higiene de boca. Con él barremos las superficies dentarias arrastrando los restos de alimentos que quedan tras la ingesta, en las comidas.

Debemos utilizar un cepillo de cerdas de fibras sintéticas suaves y que nos permita acceder a la limpieza de todos los dientes. La cabeza del cepillo debe ser pequeña y debe tener un mango que permita sujetarlo con firmeza. Las cerdas deben ser de Nylon suave y redondeadas en los extremos; algunos cepillos son demasiado abrasivos y pueden desgastar el esmalte de los dientes produciendo sensibilidad dental.

  • Es conveniente cambiar el cepillo cuando notemos que las cerdas comienzan a tumbarse y perder su rigidez.
  • Es recomendable el uso del cepillo dental tres veces al día, después de cada comida, durante 4 o 5 minutos como mínimo (la gran mayoría de las personas emplean menos de 1 minuto en cepillarse sus dientes).
  • Es conveniente no comer fuera de los horarios habituales con el fin de tener los dientes limpios. De igual forma es aconsejable llevar siempre un cepillo de dientes a mano, por si se comiese fuera de casa, bien en el colegio o bien en el lugar de trabajo. Deberá ser un instrumento imprescindible y que deberá siempre acompañarnos.

“Consulte con su odontólogo” en la elección del cepillo más conveniente, en cada caso.

En personas con gran separación entre diente y diente, puede sustituirse el uso de seda dental por un “CEPILLO INTERPROXIMAL”, que utilizaremos pasándolo a través de este espacio de fuera a dentro y viceversa, frotando las caras laterales de los dientes. Si el cepillo interproximal no entra cómodamente, no lo fuerce. Puede ser que el espacio no sea suficientemente amplio y deba usar seda dental, o un interproximal de menor grosor.

En el mercado existen varias marcas comerciales con diferentes grosores, “su odontólogo le indicará” cuál es el más adecuado para usted.

LOS CEPILLOS ELÉCTRICOS

Facilitan la eliminación de la placa dental. Pueden funcionar mediante un motor accionado por pilas o batería produciendo movimientos rotatorios que realizan un masaje sobre las encías favoreciendo la circulación sanguínea y su desinflamación.

Se recomienda utilizarlo como complemento tras un cepillado manual.

Existen múltiples marcas en el mercado, su odontólogo le indicará el más adecuado para usted.

LA SEDA O HILO DENTAL

El hilo dental es un complemento OBLIGATORIO junto al cepillo para la obtención de una buena limpieza dental y se utilizará siempre después de un correcto cepillado. Debemos acostumbrar a los niños a utilizarlo, lo mismo que el cepillo, desde pequeños.

La placa dental comienza a aparecer entre los dientes y en zonas de difícil acceso para el cepillado, para ello lo más efectivo es utilizar la seda dental.

Para su uso se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Corte aproximadamente 50 cm de hilo y enrolle la mayor parte en uno de sus dedos medios.
  2. Vaya recogiendo el hilo dental, con uno de los dedos a medida que se vaya utilizando
  3. Tense un trozo de 2 a 3 cm de hilo utilizando los pulgares y los índices.
  4. Introduzca el hilo entre los dientes con un suave movimiento de sierra. Cuando el hilo llegue al borde de sus encías cúrvelo en forma de C contra uno de los dientes y deslícelo suavemente en el espacio entre la encía y el diente hasta que se note resistencia. NUNCA aplicarlo violentamente contra las encías.
  5. Frote el hilo contra el diente para eliminar restos de alimentos y de placa.
  6. Repita estas operaciones con el resto de los dientes, utilizando un trozo limpio de hilo para cada uno.
  7. Es aconsejable comenzar con cinta dental con cera para facilitar su manejo
  8. Enjuáguese con agua después de usar la seda dental, para eliminar los restos de placa.

Los Beneficios para su salud oral serán los mismos sea cual sea el tipo de hilo dental: – “Encerado” o “No Encerado“, “Con Sabor” o “Sin Sabor“.

TÉCNICA DE CEPILLADO

Como cada boca es distinta existe más de una técnica eficaz de cepillado. Decidir cuál es la más adecuada para usted dependerá de la posición de sus dientes y condición de sus encías. Su dentista determinará cual es la más adecuada para su boca. En términos generales la técnica más común, efectiva y sencilla y que nosotros recomendamos es la técnica “circular” de cepillado.

Se comienza cepillando las caras externas de los dientes, colocando el cepillo en un ángulo de 45º apoyándonos en la unión encía y diente. Moveremos el cepillo con suavidad varias veces mediante pequeños movimientos circulares y laterales. Las cerdas penetrarán entre diente y diente sin excesiva presión. Después haremos lo mismo con la cara interna de los dientes tanto anteriores como posteriores.

Para limpiar la cara interna de los dientes anteriores, tanto superiores como inferiores, deberemos colocar el cepillo en posición vertical. Realizaremos movimientos de adelante y atrás sobre cada pieza dentaria y la encía que lo rodea.

Para limpiar las caras masticatorias realizaremos igualmente movimientos circulares y laterales. Por último nos cepillaremos la lengua suavemente para eliminar las bacterias y a la vez refrescar el aliento.

Se deben cepillar los dientes y masajear las encías. Si su encía sangrara espontáneamente debe masajearla con el cepillo favoreciendo la circulación sanguínea y su descongestión, consiguiendo así una encía de color rosa y sana. 

LOS DISPOSITIVOS DE IRRIGACIÓN

Lo que se pretende con este tipo de aparatos es arrastrar mediante un chorro o corriente de agua a presión los restos de alimentos acumulados entre los dientes. Como vehículo de irrigación se puede emplear el agua fría sola o acompañada de un antiséptico. Este tipo de aparato “nunca” podrá sustituir al cepillo ni al hilo dental. 

Son de cierta utilidad después de intervenciones quirúrgicas de boca; también pueden ser eficaces en los frenillos ortodóncicos o en los espacios donde se retienen alimentos y el cepillo no tiene acceso, y son muy recomendables en pacientes con implantes.

LOS COLUTORIOS

Para completar una buena higiene y como complemento de la misma existen los COLUTORIOS. Estos son productos que se emplean habitualmente en enjuagues bucales y que dan una sensación de frescura después de usarlos. Ayudan a prevenir la caries y la formación de placa. También se emplean como antisépticos después de intervenciones quirúrgicas

Entre los ingredientes de los colutorios para enjuagues un 18 a un 26 % suele ser alcohol. Ello puede producir una sensación de ardor en mejillas y encías, pudiendo ocasionar intoxicaciones en caso de ingestión o consumo excesivo. En niños, incluso a dosis pequeñas, estos enjuagues con colutorios (que normalmente se venden sin receta), pueden resultar muy peligrosos.

Solamente recordar y repetir que ningún tipo de irrigación ó enjuague con colutorios podrán considerarse sustitutivos de los cepillos dentales.

El colutorio antiséptico más natural después de intervenciones quirúrgicas lo compone la asociación de una cucharada de sal común en un vaso de agua.

Conclusión en Cuanto a la HIGIENE

El uso repetido durante el día del cepillo y la seda dental es imprescindible en la prevención de la caries así como en gran medida en la formación de la placa bacteriana. Ello no va a eliminarla en su totalidad, siendo el dentista o los higienistas quienes en definitiva terminen de hacerlo allá donde su cepillo o hilo de seda no pueda desprenderla.

Las visitas regulares a su dentista asegurarán la salud de sus encías y dientes, siendo una parte importante del programa de prevención de la enfermedad periodontal y la caries. Ello conllevará a la conservación de sus dientes para toda una vida.

2018-10-11T14:47:07+00:00Por |Consejos y Recomendaciones|
Marfilden
Right Menu Icon