1. Consejos generales para mantener una boca sana

Las enfermedades de la boca con frecuencia van asociadas a algunas enfermedades generales y viceversa. Las enfermedades periodontales (encías) pueden potenciar la aparición de problemas en otras áreas del organismo, tales como la presencia de placas de ateroma en los vasos sanguíneos, infartos de miocardio, endocarditis bacteriana o partos prematuros, etc.

El paciente debe conocer estas asociaciones para valorar aún más la importancia de su Salud Bucal.

De cualquier manera, si usted nota cualquier anomalía en el estado general de su boca o alguno de los siguientes síntomas, acuda a su odontólogo para que sea él, quien realice un diagnóstico y le indique las medidas a tomar.

· MEDIDAS A TOMAR ·

  • Sangrado de encías, inflamación y dolor.
  • Flemón o fístula en alguna pieza dentaria.
  • Movilidad de dientes.
  • Sensación de “diente largo” o “diente crecido”.
  • Halitosis o mal aliento.
  • Desgarro o deshilachamiento de la seda dental a pasarla entre dos piezas dentarias.
  • Cambio de color en un diente.
  • Sensación de dolor con el cambio de temperatura (frío-calor).
  • Dolor dental que aumenta por la noche.
  • Rechinamiento de dientes principalmente durante la noche.
  • Dolor en maseteros (músculos masticatorios de la mejilla)
  • Sensación de acorchamiento o muelle en puentes fijos o fundas.
  • Presencia de una herida o lesión en la boca (carrillos, lengua, suelo de boca, paladar) que lleve más de 15 días y no cure o cicatrice.
  • IMPORTANTE: En caso de encontrar alguna de estas anomalías no dude en acudir a uno de nuestros profesionales en MARFIL-DEN.

Evite tomar medicamentos por su cuenta. Consulte con su odontólogo para que sea él quien le recete el producto más adecuado.

La aspirina NUNCA deberá ser mantenida sobre la mucosa de la boca pues puede producirle quemaduras. Comunique a su odontólogo si ha tomado aspirina previamente a una intervención quirúrgica o a una simple extracción dentaria. Su efecto posterior podría favorecer la aparición de una hemorragia tras la intervención, dificultando la coagulación y posterior cicatrización.

Avise a su odontólogo si toma algún medicamento para la circulación sanguínea o para el corazón, así como cualquier otra medicación.

Si un niño sufre un traumatismo y ha perdido una pieza dentaria, introdúzcala en leche sin lavarla. Si no es posible, introdúzcala en el vestíbulo bucal (por ej.: debajo del labio) y acuda inmediatamente al odontólogo para que sea él quien la reposicione.

En cuanto a la DIETA Y HABITO ALIMENTICIO diremos que como para cualquier órgano de nuestro cuerpo una dieta completa y equilibrada es muy beneficiosa para la salud de dientes y encías.

Existe una relación directa entre dieta rica en Hidratos de Carbono y caries; el riesgo de caries es aún mayor si el azúcar va incorporada en alimentos viscosos. Asímismo aumenta también el riesgo de caries si el azúcar es consumida entre comidas.

Conviene que la dieta no sea excesiva en tales Hidratos de Carbono como bollería y pastelería, bebidas ricas en azúcares o dulces, bombonería, caramelos masticables, chucherías, etc.

En cuanto a las encías, se aconseja consumir vitamina C y calcio para mejorar la salud periodontal. También es muy importante no fumar.

Recomendamos actuar sobre los hábitos dietéticos de los niños motivándolos para que coman de forma sana y equilibrada con alimentos de bajo contenido en azúcar refinada

Si notara sensibilidad en los dientes al frío, calor, ácidos o dulces, puede utilizar algún gel o pasta dentífrica específica para el caso (no dude en consultarnos).

“A tener en consideración”: EL FLUOR

En las últimas décadas se ha reducido notablemente la incidencia de caries y ello ha sido gracias en gran medida al Flúor. Las investigaciones científicas han demostrado que reduce el número de caries entre un 20/40 % en niños y un 15/35 % en adultos.

También es efectivo a la hora de remineralizar lesiones de caries en su etapa inicial.

La medida más efectiva es añadir el flúor al agua de consumo masivo, por ello se incluye en los depósitos de consumo de agua de las ciudades.

También se puede incorporar flúor a los dientes mediante pastas dentales, enjuagues fluorados, geles, barnices de aplicación profesional, etc

” En Bilbao las aguas están Fluoradas “, por lo que no es necesario ningún aporte suplementario de flúor; Debe consultar siempre con su dentista sobre la conveniencia y uso de productos que contengan flúor con el fin de “evitar una sobredosificación“. Hay comunidades en las que el agua de consumo está aún sin fluorar, pudiéndose a tal fin prescribir tabletas o colutorios con flúor.

Si Usted, no vive en Bilbao consulte con su dentista la conveniencia o no de la aplicación de Flúor.

Si tomamos excesiva cantidad de flúor con regularidad, pueden aparecer manchas de color café o amarillentas en forma de pozos o manchas dentales. Además pueden surgir otras manifestaciones graves, a nivel general del organismo. Esta afectación por sobredosis se denomina Fluorosis.

 

 

2018-10-30T11:33:18+00:00Por |Consejos y Recomendaciones|
Marfilden
Right Menu Icon